Clipperton #2

Atardecer desde la marina en La Paz, BCS.     Photo by Federico Lepe

El 29 de febrero llegamos al aeropuerto de la ciudad de México como gitanos. Llevabamos 4 Pelican de equipo de cámara, 2 cajas grandes de plástico con tripies, casa de campaña, expendables y cuanta cosa mas. Equipos de buceo, unos tubos para toldo, mas tripies y la poca o mucha ropa que lleváramos y todo entre 4 personas. Cada quién trataria de pasar 2 maletas pequeñas abordo del avión y el resto por abajo. Para bajar los costos del evidente exceso de equipaje se envolvió todo lo que se pudo sobre las cajas con film plástico para hacer los menos bultos o de otra forma sería una fortuna, las lineas aéreas ahora te permiten un bulto abajo y uno arriba si llevas otro por pequeño que sea te lo toman como extra. Terminamos el check in sin mayores problemas y cuando abordamos resulto que el avión era un popotito de 50 plazas con 2 asientos a un lado y uno solo al otro y guarda equipajes mas pequeños de un solo lado, por suerte cupieron las pelican de cámara.

Al poco rato ya estábamos pasando sobre Puerto Vallarta y  volando sobre el mar. Se me hizo buena idea ir viendo por la ventanilla el mar, imaginando por donde pasaríamos los próximos días. Fué medianamente un error pues el mar se veía tapizado de  montón de crestitas blancas. Crestitas? En mi cabeza rápidamente hice la relación de lo que veía a una altura de 25,000 pies y de crestitas no tenían nada eran señoras olas en todo el océano hasta donde pudiera alcanzar a ver. Maldita manía de poner todo en proporción! Y no contento con ese maravilloso apretón de estomago, me acordé que unos días antes en una cena que dieron para los expedicionarios, proyectaron un video de… nunca entendí de que era pero tenía imágenes de un barco de considerable tamaño rompiendo tremendas olas con la proa. Se veía muy dramático, de hecho comenté con alguien sobre cual habría sido la intención de pasar esas imágenes a gente que se embarcaba en un par de días. Pues bueno, si la intención fué generar nerviosismo, en ese momento les falló, pero no contaba con mi capacidad de hacer una rápida edición mental con lo que veía desde el avión. Aparte como, yo si hice mi tarea e investigue el tamaño de los barcos, calado, colores y demás datos. El Lucía Celeste era un barco que perteneció a una flota de pesqueros que de origen fueron diseñados para el mar de Bering con un calado de un metro y medio y sin costillar lo que lo hace resistente al oleaje pero mas difícil de controlar. En mi cabeza ya estábamos en la serie de tv “Pesca Mortal” así que preferí cerrar la cortinilla y leer cualquier otra cosa.

En el avión venian con nosotros solo dos mas de la expedición.  Caroline , la doctora de la expedición, inglesa, muy delgada y muy alta de unos cincuenta y altos años. Hubo alguien que dijo que ese era también el nombre y apellido de una mujer del crew médico del Titanic, esto no lo he podido comprobar pero para efectos mentales no deja de sumarle una rayita al tigre. El otro era Felipe, español , quien  pensabamos que era historiador y parecía hasta ese momento no muy platicador. Ahora que empiezo a platicar de los compañeros de la expedición déjenme decirles que todos nosotros, como escogidos a mano,  formamos una colección del genero Homo sapiens freakasoidensis de primerísima calidad y dignos de cualquier zoológico alienígena. Saben que lo digo con cariño y respeto pero un aplauso a Jon, lider de la expedición, que logró juntarnos y otro a nosotros que regresamos vivos y medianamente enteros apesar de…nosotros. Volvamos al aeropuerto. Ahí estaba una persona para recogernos con un cartel “The Clipperton Project”, se llama Iver (supongo que así se escribe) y le acabamos diciendo de cariño Iver the driver, es un texano muy simpático ya en sus 60,70´s y dueño de un yate en la marina que al parecer se ofreció como chofer de la expedición en La Paz.  Ya con nuestro cerro de cajas y maletas volteo y veo a la doctora con un enorme backpack, con el botiquín, recargado en sus piernas. Llega el buen Iver y con actitud galanezca trata de ayudarle a la doctora con su mole esa y por nada se rompe la espalda, ni lo movió de su lugar. La doc le dice que no se moleste y a una mano lo levanta y se lo cuelga en la espalda. Esa cosa estaba muy pesada. Hector nuestro sonidista, que es como un oso, tambien trato de cargarla en otro momento y solo pujó. Ahí mismo decidí que si había un motín abordo o se ponía ruda la cosa, yo tenía que estar en el bando de la doctora que se cayo al mismísimo caldero que Obelix.

Llegamos a la marina donde estaban atracadas las tres embarcaciones. Abordo del Lucia Celeste conocimos a la tripulación. El maquinista, mecánico y multichambas es “El Tío”, mazatleco y marinero de toda la vida. El divemaster encargado del apoyo en el buceo y la bodega del barco erá Otto, un chilango muy simpático, de actitud astrológica y astronáutica ligera, abogado espacial (Agencia Espacial Mexicana). Y el capitán Beni, Suizo ya mas mexicano que varios, excelente buzo, ex-instructor que apenas  toca el agua y se va solo a buscar el fondo, de ser posible 150 -200 pies. Ya teníamos asignado el camarote de proa para nosotros. El camarote de los documentaleros. Es un camarote triangular con dos camas delgadas arriba a cada lado y dos mas anchas abajo. Yo tomé la cama de la izquierda arriba. Mike, el productor y director, en la cama de abajo. Del otro lado arriba Hector y abajo de él, Santiago, camarógrafo Uruguayo con quien trabajo desde hace ya unos años.  El orden real debió haber sido que Hector, que tiene un tamaño considerable, fuera abajo en la cama mas amplia. Así que, a Santi, por ser el más chaparrito de nosotros y estar en una cama mas amplia, le pidieron que se cambiara a uno de los camarotes laterales para acomodar en su cama a alguien mas. Este era Pablo, escritor mexicano radicando en Barcelona que lleva 8 años investigando y escribiendo un libro sobre Clipperton. Es un agasajo platicar con el y tiene una actitud impecable.

Después entendi lo del cambio de Santi, lo pusieron en un camarote con solo dos camas una chica y otra mediana para acomodar a tres personas. Uno era Enge, escultor escocés de uso rudo que parece el hermano compacto de Ron Pearlman (Hellboy). El otro era Clark, verdadero lobo de mar sazonado ya por darle la vuelta al mundo en su velero con todo tipo de anéctdotas, incluso fué literalmente atropellado en su velero por un carguero de 270 mts en Brasil. Y el tercero era Santi.  En el último camarote, en espejo al anterior, les tocaba a las mujeres que estarían mas cómodas pues solo eran dos. La doctora y  una chaparrita super pilas, siempre con una sonrisa en la cara, o casí siempre. Mia, coreógrafa y bailarina noruega que está terminando una maestría en Israel en “Resolución de Conflictos”  -A ver, que pregunta tienen: Que hace una bailarina en Clipperton? o Esperan que haya algún conflicto entre nosotros, aparte del ya aburridísimo: A quien debe pertenecer Clipperton?  Nunca averigüé ni una ni otra. Por lo pronto, nosotros en un desborde de creatividad ya teníamos toda la intención de pedirle que hiciera una coreografía bajo el agua con el arrecife de fondo  para el documental. -No, si por nosotros fuera, derechito a Cannes!  Para completar la embarcación solo falta Jon, gibraltareño lider de la expedición, que decidió que su camarote sería al aire libre en el roof-garden del Lucía.

Durante el resto del día estuvimos surtiendo las 3 embarcaciones con toda la comida para la vueltecita que nos esperaba. Frutas, verduras, jugos, carnes, tocino, yogurt, cereales, pasta a lo bestia, laterías, alcohol y hasta un pavo entero! Algunas provisiones de los otros barcos se guardaron en el Lucía para el regreso, toda una parte de la bodega eran tambos de gasolina para el velerín. Es muy engañoso el tamaño y capacidad de carga del Lucía. No se cuanto pesaría todo pero había un mundo de cosas en la bodega, la cantidad de cerveza era obscena, 3 barriles de plástico en cubierta con diesel extra que después se utilizarían como boyas para el desembarque, un dinghy, kayaks,  generadores, compresores, equipos de buceo y los tanques a full de diesel.  Una ventaja de los veleros es que aunque pasen dias sin viento o como le dicen de calma chicha, de seguro en algún momento debe soplar el viento y así a fin de cuentas llegas a algún lugar. A diferencia del Lucia Celeste que sin motores no va a ningún lado. Ah, por cierto otro granito de tortura psicológica, cuando estaba investigando en internet las características del barco, seguramente me traicionó  algo que habré leido con anterioridad y busqué “Marie Celeste” y este fué un barco que se encontró abandonado a la deriva en el Atlántico, sin saberse nunca lo que paso con la tripulación. Sir Arthur Conan Doyle hizo algunas teorías al respecto y quedo como una embarcación maldita. Así pués ya pueden darse una idea porque dediqué ese día, a cuestionar a algunos de los compañeros si estaban nerviosos. Estaban todos actuando muy como si nada, como si esto fuera de todos los dias. Era de llamar la atención como los que admitieron el nervio, en ese momento se relajaron, bueno, nos relajamos. Por la noche hubo una reunion en un restaurant a lado de la marina donde pudimos platicar y conocernos un poco mas, cerveza en mano. Se juntaron un par de personajes de la marina, en especial había un par de cuates que tenían su velero ahi y estaban haciendo tiempo antes de volver a zarpar. Parece que es común que atraquen en un puerto y esperen a encontrar gente que le interese zarpar compartiendo gastos con ellos y así nomás como si nada, cruzan el Pacifico en veleros medianos. Uno de ellos queria conseguir sillas de montar mexicanas, parece que son de las mejores, para ir a cambiarlas por perlas negras a alguna isla en el Pacifico del Sur. El trueque parece ser tambien una práctica común. Ahí Este otro chavo, Clark y Tom, que por su look nos referíamos a el como el piratita frances, se juntaron platicando  sus historias, cualquier cosa. Uno le saco la vuelta a un huracán a medio Pacífico, al otro lo atropella el carguero y resulta que Tom, que navega por todo el mundo en un velero que parece ser del tamaño del Island Seeker, recién venia llegando después de ir a Australia para dejar a su novia ahí y venir a La Paz porque le cuesta mas barato sacar el velero del agua para darle mantenimiento que en otros lados. Creo que no es como decir: “Vieja!! ahorita regreso, voy a dejar el carro a servicio” En lo que  esperaba que estuviera listo su velero lo contrato Frank, el dueño del Island Seeker, para que lo capitaneara a Clipperton pues el no tenia mucha experiencia. Estas conversaciones no podían mas que ponerme en perspectiva de lo que es verdaderamente navegar y dejar a un lado el nerviosismo.

Se esconde el sol detrás de la genovesa del Piscis       Photo by Federico Lepe

Al día siguiente, nos pidieron que nos fuéramos en el Piscis para dejarles espacio a los reporteros que viajarían en el Lucía Celeste unicamente hasta Cabo Pulmo, nuestra primera y única parada a 18 horas de La Paz, para una conferencia de prensa. Santiago zarparia a medio día en el Island Seeker y lo dejarían en Cabo Pulmo, ahí lo recogeríamos, ellos no se quedarían para la conferencia. Ese velero tenía que salir uno o dos dias antes que nosotros (Lucía Celeste) para que llegara dos dias después que nosotros a Clipperton. El Piscis saldría al atardecer y el Lucia 2 o 3 horas después. Todo mas o menos calculado para llegar pasando medio dia a Cabo Pulmo. En un recuento de cabezas, la distribución de bulto erá: En el Island Seeker viajaban 6 hasta Cabo Pulmo y de ahí 5 hasta Clipperton. En el Lucia 7 de nosotros (contando a la tripulación) mas una bola de reporteros de TV Azteca, Greenpeace, France 24 y creo que NatGeo. Y en el Piscis de arranque éramos 8. Así zarpamos con un atardecer impresionante a un costado. El capitán es Gwen, un frances hiperactivo que habla perfecto español con un fuerte acento argentino. Apoyandolo en la navegación iba John un ingles de 60+ años que después me contó que su esposa se había quedado con la idea que solo estaría ayudando en La Paz y ahí se quedaría. En algún momento le ganó lo aventurero  y …vámonos a Clipperton! -Me imagino que aún lo tienen durmiendo en la tina! Ya que avanzó la noche algunos tomamos turnos para guiar el timón. A mí me tocó a las 2:00 am pero me quedé despierto casi todo el tiempo, porque cuando me metí a dormir en el camarote de popa que basicamente es una sola camota como de casi 3 metros de ancho, ya estaban acomodadísimos y durmiendo 4 . Solo había un huequito al centro entre Hector y Pablo, los dos pesos pesados que organizaron un conciertazo de ronquidos que ni el motor ahogaba. Entre eso y el arranque de la expedición, intente dormir pero en una hora ya estaba afuera de nuevo. La guardia la hice con Carlos, que parecia que para no marearse se había tomado su dosis de dramamine con cerveza. Parecía que lo habían conectado a corriente directa. Es un artista plástico franco-mexicano rodeado de un aura, digamos, intensa. La facilidad con la que le pasa todo tipo de cosas es impresionante. He de decir que pensé que si alguien iba a reventar, sería el, pero no fué así y de hecho mantuvo un maravilloso sentido del humor. De cualquier forma, seguimos navegando con una luna maravillosa a nuestras espaldas y luces de algunas poblaciónes en la costa a nuestra derecha. Le dejé el timón a Carlos en lo que iba a buscar al camarote mi propia dosis de dramamine, no quería caer con mareos y güacaras. Dicen que una vez que te da hacer que paren es mas difícil porque el barco no va a dejar de moverse en varios días. Solo había que ver a Julie, la investigadora artística francesa, que se la paso abrazada a una cubeta, pero se negaba a tomar medicamento cosa que no entendí porque.  Cuando regresé al puente, algo raro se veía. Carlos estaba hablando solo diciendo algo así como: nononononono!! Mientras veia el timon y el GPS. Caí en cuenta que pasaba cuando ví la luna frente a nosotros y la costa a la izquierda, de alguna forma logró darle media vuelta al velero y ya íbamos de regreso. Enderezamos el rumbo y después de nuestro turno se levantó Gwen para sustituirnos, nos metimos a dormir en las bancas de la cabina a un lado de la cocina.

Salida al atardecer abordo del Piscis                 Photo by Federico Lepe

Llegamos a Cabo Pulmo al mismo tiempo el Lucía Celeste y el Piscis. Anclamos en “Los Frailes”, una playa aledaña y unas lanchas de la cooperativa local nos fueron a recoger para ir a la conferencia en la zona arrecifal de Cabo Pulmo. Una vez ahí varios se organizaron para ir a snorkelear, el buceo no fué posible en ese momento. Se había organizado una comida antes de la conferencia, ahi aprovechamos para conocernos los que no nos habíamos visto. Platique un poco con Kathy y con Manon, las dos biólogas marinas de la expedición. Kathy es tambien escocesa y llegó directamente a Cabo Pulmo desde la Antártica donde estuvo unos meses haciendo una investigación del impacto de los icebergs en el suelo marino y la fauna. Manon es francesa egresada de la UABCS y está en la expedición para adquirir nuevos datos y muestras para diferentes investigaciones en La Paz, por otro lado es instructora de buceo con mas de 2500 buceos y con una gran habilidad para el liderazgo. Terminamos la comida y fuimos a la conferencia de prensa donde se expuso, de la mano con Greenpeace, la problematica que enfrenta Cabo Pulmo ante el permiso para la construcción de un mega desarrollo turístico en manos españolas que amenaza destruir el arrecife mas septentrional del Pácifico. Salimos de ahí en las lanchas para llegar ahora cada quien al barco que le corresponde para levantar anclas e internarnos en el océano dejando atrás toda vista del continente.

Continuará…. prometo no tardarme tanto.

Tags: , ,
Posted in Fotografía, Palabreria, Viajes | 1 Comment »

Clipperton # 1

Recibí un correo de un amigo diciéndome que probablemente me iban a llamar para un proyecto grande. Pasaron los dias y en algún momento pensé que era uno mas de esos proyectos que son maravillosas ideas pero al aterrizar se diluyen en la realidad de los presupuestos. Para mi sorpresa recibí una llamada de un productor para que platicar conmigo. Habia que levantar imágen para un documental de una expedición de tres semanas a una isla deshabitada en medio del Pacífico de nombre Clipperton. Hasta ese día no tenía conocimiento de la existencia de una isla francesa frente a costas mexicanas. La expedición constaba de un grupo de artistas y científicos de diferentes países con el objetivo de mostrar de forma creativa los datos sobre medio ambiente. Irían entre los científicos un par de biólogas marinas lo que implicaba imágenes subacuáticas. Ya para cuando me dijo esto me imagino que mi cara no podía ser de mayor incredulidad. A ver, embarcarse en velero a una isla desierta en medio del Pacífico para un documental y aparte bucear un lugar que poca gente a visto!! Déjenme pensarlo…Donde firmo?
Me fuí a mi casa con el ya conocido “Yo te hablo en cuanto me aprueben el proyecto”. A partir de ese momento entré en la zona de la superstición del free-lance. Una serie de acciones supersticiosas que uno hace cuando esto sucede para que el proyecto se haga realidad como por ejemplo: bajo ninguna circunstancia se platica del proyecto con nadie pues se sala. Lo que si, en unos cuantos días ya había investigado todo lo que se me atravesaba sobre Clipperton.
Clipperton es un pequeño anillo de coral que rodea una laguna de agua dulce, lo que lo hace por definición un atolón y no una isla. Su circunferencia es de doce kilómetros aproximadamente y su paisaje solo interrumpe la mirada de lado a lado con una gran roca que sobresale del suelo 29 metros de altura y unas cuantas palmeras. La costa mas cercana es Acapulco que se encuentra a 1280 kilómetros. Este diminuto punto azotado por mas lluvia que las selvas tropicales tiene una historia digna de la gran pantalla.
Sin profundizar mucho, la historia es: Dicen que Magallanes la descubrió, no hay pruebas de ello aunque se sabe que se usaba como punto guia en la ruta de la NAO de china en el siglo XVI. Fué el escondite del pirata ingles John Clipperton a principios del siglo XVIII, el francés Du Bocage lo describe en 1725. Francia lo reclama en nombrándolo Ile de la Passion. España la hereda a México en su independencia. Hacia finales del siglo XIX Inglaterra, México, Francia y Estados Unidos se disputan su pertenencia por el gran interes que tenian sobre el guano que era abundante en el atolón. Inglaterra instala mineros sin mayor preambulo. Porfirio Diaz hace un gran movimiento estratégico otorgando por decreto presidencial el permiso a los ingleses, que ya estaban ahí, para la explotación del guano. Envía un destacamento militar para tener presencia y es así como deja fuera a Francia y EU. Ese destacamento al mando de Ramón Arnaud es formado por 11 soldados y sus familias. Por algunos años viven ahí con historias entreveradas hasta que Inglaterra retira a los mineros, Arnaud se niega a irse. Estalla la revolución mexicana y Porfirio Diaz, dicen que preparando su exilio en Francia, deja la decisión de la propiedad del atolón en manos del Papa quien pide a Victor Emmanuel III  rey de Italia que dirima el conflicto. En la única batalla naval de la revolución hunden el barco que llevaba provisiones a Clipperton y es así como quedan abandonados a su suerte los militares y sus familias. Al no tener provisiones y despues de un buen tiempo, el escorbuto acaba con casi todos. Logran mantenerse solo un par de soldados junto con Ramón Arnaud, 3 mujeres y niños. Ramón y su segundo al mando mueren ahogados en el arrecife tratando de salir a interceptar un barco para que los rescatara dejando solas a su esposa, hijos y dos mujeres mas con el encargado del faro, Victoriano Alvarez, quien se proclama rey de Clipperton y abusa de ellas como esclavas sexuales. Ellas son rescatadas con los niños por un barco que pasaba. Que pasó con el farero?… Hasta ahi lo dejo para que lean la historia y el libro de Laura Restrepo “La Isla de la Pasión”. Si, ese es el libro que el precandidato del PAN, Mr.Bean, (perdón Ernesto Cordero) dijo que era de Isabel Restrepo para mostrar a la nación que el si lee. Ah, eso si en 1931 finalmente el rey “Tano” le adjudica Clipperton a Francia.

Sobrevivientes de Clipperton

Días mas tarde me llama el productor para decirme que había luz verde para el proyecto. En automático a contarle a los que no les había dicho nada. (Ya ven como si sirve el hocus-pocus del freelancismo). Y con las mismas empiezo a entender el proyecto a pedacitos pues no había mucha información en cuanto a la logística de la expedición. Esa será la tónica por el resto de la expedición, información solo la justa necesaria y como nadie necesita saber mucho pues íngensen. Primero, averiguamos que serían 2 veleros con un barco de apoyo y no como la foto que estaba en la página y que todos habíamos visto un gran velero de 3 mástiles (foto de inicio, esa es de una expedición anterior). Nosotros iríamos en el barco de apoyo , el Lucía Celeste, por la cantidad de equipo que llevábamos. Comentándolo con gente del ámbito de buceo salieron las historias de terror que no pueden faltar. Que el Lucia Celeste ya se había hundido una vez y lo arreglaron, que ya le habían fallado los motores y quedaron a la deriva, que no tiene aire acondicionado… al mas puro estilo del bullying. He de aclarar aquí que algo hay de estas historias pero no así como me las dijeron. El Lucía probó ser una nave maravillosa y aguantadora. Tiene detalles que al dia de hoy creo que ya se los arreglaron, pero uno le acaba teniendo cariño. De todas maneras estos comentarios le ponen a uno los nervios al punto como seguramente era la intención de la bola de malandros, dejarían de ser buzos. Los otros dos veleros son el Piscis de 50 pies de eslora y el Island Seeker de 39. De estos nadie tenía historias pero, si alguna vez se han subido a un velero de este tamaño saben que la gente que iría en el Island Seeker se la iba a pasar un poquito mas ruda. El Piscis es un velero mediano con bastante mas espacio para moverse. Así que solo nos quedó pasar saliva a los que pensábamos que íbamos en un gran velero o en un barco de investigación tipo el Calypso de Jacques Cousteau. Hubo quien prefirió no investigar ni enterarse de los pormenores, actitud perfectamente válida dado que de los 20 de la expedición solo 3 son gente de mar fuera de la tripulación. Yo por mi parte nunca había estado en el mar navegando mas allá de ir a bucear cerca o pescar unas cuantas horas. Hay veces que la ignorancia de verdad ayuda, pero por otro lado sin esos nervios como le íbamos a meter la necesaria dosis de adrenalina.

El Island Seeker desde el Piscis a media travesía en uno de los únicos 2 dias de calma.          Photo by Manon Fourriere

El Piscis en Cabo Pulmo para la conferencia con Greenpeace      Photo by Manon Fourrier

El Lucia Celeste en Cabo Pulmo      Photo by  Manon Fourriere

Ahora lo que seguía era pensar bien que es lo que se empaca para llevar a una isla desierta. Se me ocurrió preguntarlo en el facebook y les adelanto que de todo lo que dijeron el mejor consejo fué: una buena actitud.  Si no la tienes, se te forja sin problemas. De ahí sigue el botiquín con un montón de dramamine, alguna pomada desinfectante para la serie de mandarriazos que gente como yo nos damos frecuentemente y lo mas útil aunque lo duden son relajantes musculares. Lo demás es unos tenis viejos y cómodos para andar en la isla, el resto del tiempo en el barco se vive descalzo. Por último, IPhone o Ipod y lo menos que puedan llevar de ropa ahí no hay pasarelas y a nadie le importa que te pusiste aparte que las maletas estorban muchísimo. Una vez empacado y tan listo como se puede estar nos subimos al avión rumbo a La Paz, Baja California Sur ya que de ahi saldríamos hacía Cabo Pulmo y de ahi 900+ millas náuticas a Clipperton (1700 km+). Por que salimos de La Paz si es mas largo? Pues dicen los que saben que es mas fácil desde ahí que de Acapulco por las corrientes y vientos. Nunca lo entendí bien y sigo cuestionando un poco esa razón. Por mucho que sea así, el regreso es contra el viento lo que hace que los veleros tengan que zigzagear mas y casí duplicar la distancia. Primera duda que dejo para la historia. De estas tengo varias.

Continuará…

Tags: , , ,
Posted in Fotografía, Palabreria, Viajes | No Comments »

Periplum “La Campana” (The Bell)


“En sesenta segundos renacerás, para la eternidad no hay tiempo ya. Rotas las aguas no hay vuelta atrás. Pero tu siempre serás un suertudo cabrón…”


En el marco del Festival de Música de Morelia me tocó trabajar de cerca con la compañía de teatro inglesa Periplum que presentó “La Campana” (The Bell) en la plaza Valladolid. Obra de teatro participativo en 360 grados en la que un grupo de gentes en algún lugar azotado por la guerra, tras haber sido destruidos deciden no continuar luchando venganzas interminables y dedican sus esfuerzos y pensamientos a reconstruirse. Comienzan por evocar a sus muertos y forjar una campana que trae en su fuego purificación y esperanza.
Un ambiente incendiario, en contrapunto a la reflexión de renacimiento, es redondeado por la maravillosa voz de la soprano Juliete Payne Russell que remató con un extracto de “La Adelita”. La obra esta inspirada en las películas “RAN” de Kurosawa y “Andrei Rublev” de Tarkovsky. Periplum es una compañía que trae poca gente de base y se complementa con talento local. Todos se ayudan a armar, desarmar y cargar toda la parafernalia que utilizan. Están comprometidos en hacer teatro con valor social y no les interesa el “quien hizo que”. Realmente fué una experiencia refrescante y motivante trabajar con un equipo de gente con ganas de hacer las cosas a pesar de los obstáculos que encontraron en las diferentes plazas en las que se presentaron.

















La Campana / Periplum Morelia

Tags: , ,
Posted in Fotografía, Iphoneography | 2 Comments »

Que vacío está el que se rinde a caminar.



Vaya que es alto el muro! Así lo prefiero. Aunque seguro del otro lado es plano de nuevo. Disfruto de los valles! Desde que los estoy imaginando, cuando los veo desde arriba, cada vez mas cerca, entre murallas, resguardados, tan planos, algunos rectos, algunos ríos, algunas gentes, muchas gentes, sentadas, quietas, sin rostro, un solo rostro, solo acostumbradas, solo imaginando, todas hablando pero pocas caminando. Dios que sople el aire! Detenerme un rato, descansar, acostumbrarme…no, ya no más! Así solo se mira el suelo!


Vaya que es largo el valle! Ahí un monte, un cerro, la montaña. Disfruto tanto la montaña, la pared, mi muro. Tan empinado, tan alto. Que rudo! Aunque arriba la vista será magnifica, seguro se verán los amigos, cada uno en su pico, cada uno con su propio rostro, cada uno caminando.
Que vacío está el que se rinde a caminar.





Tags: , , ,
Posted in Fotografía, Iphoneography | 1 Comment »

De madera el cabalgar






Tags: , , ,
Posted in Fotografía, Iphoneography | No Comments »

Real de Catorce Set-1

Cúpula

Don Tereso

Ojo de Dios

Thorns

Estación Wadley

Entre el cielo y el suelo

Tags: , , ,
Posted in Fotografía, Real de Catorce | Comments Off

Atardecer en Moire

Tags:
Posted in Fotografía, Iphoneography, UrVanidades | No Comments »

Panorámica de la Plaza de Morelia

Tags: , , ,
Posted in Fotografía, UrVanidades | No Comments »

Ciudad de México y sus guardianes!

Tags: , ,
Posted in Fotografía, UrVanidades | No Comments »

Al son de Cuba!

Tags: , ,
Posted in Fotografía, Varios | No Comments »

Cielo

Tags: , ,
Posted in Uncategorized | Comments Off

Iphoneography


Tags: ,
Posted in Fotografía, Iphoneography | Comments Off

Bellas Artes

Tags: ,
Posted in Fotografía, Iphoneography | No Comments »

Lucifuego

Tags: , ,
Posted in Fotografía, Varios | Comments Off

Reflexiones del Pixel al Papel

Es la segunda vez que tengo que meter algún tipo de orden en mis archivos fotográficos, agonía pura. En una de las innumerables mudanzas a las que he sometido a mi persona, se extravió la caja con la mayor parte de mis negativos, lo que se ha convertido en una interminable punzada en el hígado cada vez que recuerdo alguna de las fotos que ahí tenia. Ahora con el uso de las cámaras digitales y gracias a ese sentimiento de perdida, pareciera que tengo una papa caliente en las manos. ¿Donde guardo ahora mis fotos? Antes imprimía una o varias veces una foto, la enmarcaba o la guardaba en un álbum y tenía mis negativos en su funda y ahí estaban sin cuestionar mayormente su durabilidad. Hay negativos de mas de 100 años, para mi suena a tiempo suficiente para guardar una imagen.

Los archivos digitales son otra historia diferente. Tengo fotos que mande escanear de su negativo hace un rato y me las entregaron en el famosísimo diskette, floppys pa´los cuates, de 3 1/2″ de 1.4 mb de capacidad!! (Esto hace apenas 12 años, antes de que digan ¡”Uff pero eso hace un siglo!”) Nadie lo cuestionaba, teníamos estas cajas donde poníamos los diskettes y vivían ahí sin dudar de su fidelidad. Entonces me hice de un bicho llamado ZIP que básicamente era un diskettotote de 1 Gb. Con una de esos tenia mas que suficiente y era mucho mas “pro” y mas rápido que el Cd. Eso si, hay que instalar controladores, conectarlo en el puerto #$·&/%, esperar que lo reconozca windows y al final, copiar todos los archivos. Felizmente no tardó mucho en que el sistema de quemado de Cd´s fuera mas confiable y barato. Otra vez a pasar todos los archivos a Cd´s. Despues llegan los Discos Externos y aumenta la capacidad de memoria, el DVD también empieza a desplazar al Cd. Ahora tenemos los conocidos como puchungos, USB, chichitas, cosoese, palito, chupón, etc. y del tamaño de un llavero con varios Gigas de capacidad. Y por alguna razón que no me he puesto a dilucidar, no importa la capacidad, siempre se llena. Mi necesidad de espacio en memoria siempre será ligeramente mayor al espacio que tenga.

Para alguien como yo que maneja el arte del desmadre organizado a la perfección esto se ha vuelto toda una odisea, con historias de monstruos y todo. Hoy tengo archivos en todo tipo de medio reconocible y lo peor es que con la ayuda del Photoshop, también versiones y versiones de una sola foto: Que si mas contrastada, que con HDR, la que ya le borré los cables, la que no, la final, la final2, la finalok… a ver?? y cual borrar? no vaya a ser! Hasta que un buen día la decisión llega; a borrar y a guardar otra vez. Solo espero que ahora que están en DVD´s y Discos externos el mes que entra no desarrollen otro medio de almacenaje mas “inovador” sino que logren hacer uno tan confiable y durable como lo fué o es la película. Uno que en 100 años pueda alguien enchufarlo, en no se que bicho vaya a haber entonces y se puedan seguir imprimiendo y viendo.

En medio de todo esto, ahora mas que nunca soy un convencido de que las fotos que tengas y quieras que te duren sin mayor uso tecnológico especial, mándalas imprimir en papel fotográfico. No necesitas corriente eléctrica, pilas, conexión a internet ni nada más que tus sentidos. No necesitas tampoco mayor conocimiento solo llévate tu puchungo, Cd, DVD, o lo que tengas a cualquier tienda de foto o supermercado que tenga área de fotografía y dile al encargado que quieres, el te ayuda con todo lo “tecnológico”.

Ya que tengo mis fotos “respaldadas” en papel, ahora si, empiezo este blog para mostrarles algunas de mis fotos y de vez en cuando trataré de poner algún tutorial y una que otra idea, pensamiento o estupidez que se me ocurra. Vengan comentarios, críticas, preguntas, patadas y berrinches.


Tags: , , , ,
Posted in Palabreria, Reflexion | Comments Off