Clipperton # 1

Recibí un correo de un amigo diciéndome que probablemente me iban a llamar para un proyecto grande. Pasaron los dias y en algún momento pensé que era uno mas de esos proyectos que son maravillosas ideas pero al aterrizar se diluyen en la realidad de los presupuestos. Para mi sorpresa recibí una llamada de un productor para que platicar conmigo. Habia que levantar imágen para un documental de una expedición de tres semanas a una isla deshabitada en medio del Pacífico de nombre Clipperton. Hasta ese día no tenía conocimiento de la existencia de una isla francesa frente a costas mexicanas. La expedición constaba de un grupo de artistas y científicos de diferentes países con el objetivo de mostrar de forma creativa los datos sobre medio ambiente. Irían entre los científicos un par de biólogas marinas lo que implicaba imágenes subacuáticas. Ya para cuando me dijo esto me imagino que mi cara no podía ser de mayor incredulidad. A ver, embarcarse en velero a una isla desierta en medio del Pacífico para un documental y aparte bucear un lugar que poca gente a visto!! Déjenme pensarlo…Donde firmo?
Me fuí a mi casa con el ya conocido “Yo te hablo en cuanto me aprueben el proyecto”. A partir de ese momento entré en la zona de la superstición del free-lance. Una serie de acciones supersticiosas que uno hace cuando esto sucede para que el proyecto se haga realidad como por ejemplo: bajo ninguna circunstancia se platica del proyecto con nadie pues se sala. Lo que si, en unos cuantos días ya había investigado todo lo que se me atravesaba sobre Clipperton.
Clipperton es un pequeño anillo de coral que rodea una laguna de agua dulce, lo que lo hace por definición un atolón y no una isla. Su circunferencia es de doce kilómetros aproximadamente y su paisaje solo interrumpe la mirada de lado a lado con una gran roca que sobresale del suelo 29 metros de altura y unas cuantas palmeras. La costa mas cercana es Acapulco que se encuentra a 1280 kilómetros. Este diminuto punto azotado por mas lluvia que las selvas tropicales tiene una historia digna de la gran pantalla.
Sin profundizar mucho, la historia es: Dicen que Magallanes la descubrió, no hay pruebas de ello aunque se sabe que se usaba como punto guia en la ruta de la NAO de china en el siglo XVI. Fué el escondite del pirata ingles John Clipperton a principios del siglo XVIII, el francés Du Bocage lo describe en 1725. Francia lo reclama en nombrándolo Ile de la Passion. España la hereda a México en su independencia. Hacia finales del siglo XIX Inglaterra, México, Francia y Estados Unidos se disputan su pertenencia por el gran interes que tenian sobre el guano que era abundante en el atolón. Inglaterra instala mineros sin mayor preambulo. Porfirio Diaz hace un gran movimiento estratégico otorgando por decreto presidencial el permiso a los ingleses, que ya estaban ahí, para la explotación del guano. Envía un destacamento militar para tener presencia y es así como deja fuera a Francia y EU. Ese destacamento al mando de Ramón Arnaud es formado por 11 soldados y sus familias. Por algunos años viven ahí con historias entreveradas hasta que Inglaterra retira a los mineros, Arnaud se niega a irse. Estalla la revolución mexicana y Porfirio Diaz, dicen que preparando su exilio en Francia, deja la decisión de la propiedad del atolón en manos del Papa quien pide a Victor Emmanuel III  rey de Italia que dirima el conflicto. En la única batalla naval de la revolución hunden el barco que llevaba provisiones a Clipperton y es así como quedan abandonados a su suerte los militares y sus familias. Al no tener provisiones y despues de un buen tiempo, el escorbuto acaba con casi todos. Logran mantenerse solo un par de soldados junto con Ramón Arnaud, 3 mujeres y niños. Ramón y su segundo al mando mueren ahogados en el arrecife tratando de salir a interceptar un barco para que los rescatara dejando solas a su esposa, hijos y dos mujeres mas con el encargado del faro, Victoriano Alvarez, quien se proclama rey de Clipperton y abusa de ellas como esclavas sexuales. Ellas son rescatadas con los niños por un barco que pasaba. Que pasó con el farero?… Hasta ahi lo dejo para que lean la historia y el libro de Laura Restrepo “La Isla de la Pasión”. Si, ese es el libro que el precandidato del PAN, Mr.Bean, (perdón Ernesto Cordero) dijo que era de Isabel Restrepo para mostrar a la nación que el si lee. Ah, eso si en 1931 finalmente el rey “Tano” le adjudica Clipperton a Francia.

Sobrevivientes de Clipperton

Días mas tarde me llama el productor para decirme que había luz verde para el proyecto. En automático a contarle a los que no les había dicho nada. (Ya ven como si sirve el hocus-pocus del freelancismo). Y con las mismas empiezo a entender el proyecto a pedacitos pues no había mucha información en cuanto a la logística de la expedición. Esa será la tónica por el resto de la expedición, información solo la justa necesaria y como nadie necesita saber mucho pues íngensen. Primero, averiguamos que serían 2 veleros con un barco de apoyo y no como la foto que estaba en la página y que todos habíamos visto un gran velero de 3 mástiles (foto de inicio, esa es de una expedición anterior). Nosotros iríamos en el barco de apoyo , el Lucía Celeste, por la cantidad de equipo que llevábamos. Comentándolo con gente del ámbito de buceo salieron las historias de terror que no pueden faltar. Que el Lucia Celeste ya se había hundido una vez y lo arreglaron, que ya le habían fallado los motores y quedaron a la deriva, que no tiene aire acondicionado… al mas puro estilo del bullying. He de aclarar aquí que algo hay de estas historias pero no así como me las dijeron. El Lucía probó ser una nave maravillosa y aguantadora. Tiene detalles que al dia de hoy creo que ya se los arreglaron, pero uno le acaba teniendo cariño. De todas maneras estos comentarios le ponen a uno los nervios al punto como seguramente era la intención de la bola de malandros, dejarían de ser buzos. Los otros dos veleros son el Piscis de 50 pies de eslora y el Island Seeker de 39. De estos nadie tenía historias pero, si alguna vez se han subido a un velero de este tamaño saben que la gente que iría en el Island Seeker se la iba a pasar un poquito mas ruda. El Piscis es un velero mediano con bastante mas espacio para moverse. Así que solo nos quedó pasar saliva a los que pensábamos que íbamos en un gran velero o en un barco de investigación tipo el Calypso de Jacques Cousteau. Hubo quien prefirió no investigar ni enterarse de los pormenores, actitud perfectamente válida dado que de los 20 de la expedición solo 3 son gente de mar fuera de la tripulación. Yo por mi parte nunca había estado en el mar navegando mas allá de ir a bucear cerca o pescar unas cuantas horas. Hay veces que la ignorancia de verdad ayuda, pero por otro lado sin esos nervios como le íbamos a meter la necesaria dosis de adrenalina.

El Island Seeker desde el Piscis a media travesía en uno de los únicos 2 dias de calma.          Photo by Manon Fourriere

El Piscis en Cabo Pulmo para la conferencia con Greenpeace      Photo by Manon Fourrier

El Lucia Celeste en Cabo Pulmo      Photo by  Manon Fourriere

Ahora lo que seguía era pensar bien que es lo que se empaca para llevar a una isla desierta. Se me ocurrió preguntarlo en el facebook y les adelanto que de todo lo que dijeron el mejor consejo fué: una buena actitud.  Si no la tienes, se te forja sin problemas. De ahí sigue el botiquín con un montón de dramamine, alguna pomada desinfectante para la serie de mandarriazos que gente como yo nos damos frecuentemente y lo mas útil aunque lo duden son relajantes musculares. Lo demás es unos tenis viejos y cómodos para andar en la isla, el resto del tiempo en el barco se vive descalzo. Por último, IPhone o Ipod y lo menos que puedan llevar de ropa ahí no hay pasarelas y a nadie le importa que te pusiste aparte que las maletas estorban muchísimo. Una vez empacado y tan listo como se puede estar nos subimos al avión rumbo a La Paz, Baja California Sur ya que de ahi saldríamos hacía Cabo Pulmo y de ahi 900+ millas náuticas a Clipperton (1700 km+). Por que salimos de La Paz si es mas largo? Pues dicen los que saben que es mas fácil desde ahí que de Acapulco por las corrientes y vientos. Nunca lo entendí bien y sigo cuestionando un poco esa razón. Por mucho que sea así, el regreso es contra el viento lo que hace que los veleros tengan que zigzagear mas y casí duplicar la distancia. Primera duda que dejo para la historia. De estas tengo varias.

Continuará…

Tags: , , ,
Posted in Fotografía, Palabreria, Viajes | No Comments »

Comments are closed.